¡Qué levante la mano quien se siente completamente cuerdo! El que habla solamente cosas con pleno sentido, el que nunca ha pasado por una situación en la vida que lo ha hecho “enloquecer” o el que no tiene “un detallito” del que todos sus amigos se ríen. Ése que dice que él es normal, prudente, decente, educado, digno y compuesto, probablemente no ha vivido lo suficiente.

Ernesto Bouey, psicólogo, sabe que todos “a veces hablamos tonteras”, y no es que exista un abismo entre “los locos del psiquiátrico” y el resto de los mortales. Tenemos prejuicios tan instalados sobre ellos, que pocos son los que se atreven a acercarse y a conocerlos realmente. ¿Qué tal si se crearan instancias que hicieran eso posible?

Varias personas con diagnóstico psiquiátrico hoy están a cargo de una radio llamada Estación Locura, en donde dan rienda suelta a sus ideas, donde tienen espacios para crear sin limitaciones normalizadoras y donde, por fin, pueden sentirse unos “locos” entre otros locos (todos nosotros), y no unos “locos” aparte.